miércoles, 30 de abril de 2008

Ponche para las Colombinas

Les acabo de mentar al ponche que se tomaba, y se seguirá tomando, en las Fiestas Colombinas, en pleno agosto y con más calor que todas las cosas. Es una bebida de indudable tradición británica, como las propias fiestas, ideadas por la colonia extranjera en Huelva a finales del siglo XIX para conmemorar las glorias descubridoras. El caso es que ya su palabra, ponche, nos avisa de su origen indio, pues en la Joya de la Corona pancha significa cinco y cinco son los ingredientes que un auténtico ponche colombinero debe llevar, no más, que últimamente le están añadiendo barbaridades que lo están sacando de madre, como el caramelo líquido, como lo oyen, que explica que de una bebida refrescante y moderadamente alcohólica, se haya pasado a un mejunje cabezón y mareante como el que más. Eso es lo que ha traído la popularización de esta bebida, a la que cada cual le añade ahora lo que le da la real gana, pero siempre con los grados alcohólicos por delante: ginebra, ron y licores con sabores variados... una barbaridad. Es intención nuestra llamar al orden y a la moderación para recuperar los valores de esta excepcional bebida veraniega, apta para comidas campestres, en la terraza o en el jardín, del que lo tenga, claro está. Aquí está el auténtico
Ponche.- En primer lugar se tomará canela en rama y se romperá para depositarla en el fondo de la olla o recipiente donde se vaya a hacer (lo normal es una tinaja de barro, pero yo suelo usar una olla a presión grande, pues guarda muy bien el frío y caben unos pocos de litros). Junto a la canela, se pondrán dos o tres clavos de olor. En segundo lugar, azúcar, suficiente pero sin pasarse (después pondremos gaseosa que también es dulce). Luego, en tercer lugar, vino blanco y aquí viene muy bien el afrutado del Condado de Huelva. En cuarto lugar el melocotón, que deberán ser esos amarillos y muy aromáticos de La Nava, o de los que se encuentren en el supermercados, pero que estén enteritos y sean muy aromáticos. Se deja todo reposar una hora o dos en el frigorífico y a la hora de servirlo se añade el quinto ingrediente, la gaseosa o agua con gas si no gusta demasiado dulce (ya llevaba azúcar). Se recomienda un litro y medio de gaseosa por cada litro de vino, pero aquí cada cual es libre de poner lo que guste. Y ya está, una deliciosa bebida, refrescante y aromática para las tardes de primavera (porque ahora encuentras melocotones de importación) y sobre todo de verano, que es cuando hay melocotones de La Nava, indudablemente los mejores.

3 comentarios:

Nicolas Tagomago dijo...

La verdad es que no hay Colombinas sin ponche de Huelva, pero tiene que ser del "Navajazo", que según tengo entendido y comprobado, sustituye parte del azúcar por caramelo líquido (que ya prepara Royal por nosotros, para no ensuciar aún más la cocina), y que le da ese colorcillo tan característico, y una copa de brandy (cuanto más peleón mejor) por litro de vino.
Un saludo. Y ánimo a Manolete que tiene un blogs muy digno.

Bernardo Romero dijo...

Saludos, Nicolás. Desde luego lo de Manolete es digno de ver. Te puedo asegurar y tú lo sabrás por tu hijo, que ha sido idea suya exclusivamente. Él se ha metido en el lío de escribir artículos, que no copiar, sino elaborarlos a partir de los libros que maneja. Es un crack y no sé a quíén habrá salido. Desde luego al padre, no. En cuanto al ponche, yo lo prefiero menos alcohólico, más llevadero, de ahí la receta. El caramelo y el brandy lo pagas al dí siguiente. Un abrazo.

Unknown dijo...

Cuanto azúcar más o menos por cada litro de vino? Gracias