viernes, 17 de agosto de 2018

Sencillo, barato, rápido y resultón

Un puré de berenjenas razonablemente picante y sobre todo muy sabroso. Ahí os dejo la receta.
Puré de berenjenas
ingredientes:
  • dos berenjenas
  • cuatro dientes de ajo
  • aceite
  • vinagre
  • cominos
  • alcaravea
  • pimentón picante
  • cúrcuma
  • pimienta y
  • sal 
elaboración:
pela y trocea las berenjenas para cocerlas junto a cuatro dientes de ajo. Mientras se cuecen puedes ir haciendo la mezcla de especias en la minipimer.
Echas en el vaso de la batidora eléctrica una guindilla fresca, sin las simientes (si no tienes guindillas frescas puedes poner un par de pimientas de cayena o tres; a continuación un chorreón generoso de aceite de oliva y un chorrito de vinagre; una cucharadita de cominos; la semilla del interior de siete u ocho alcaraveas, media cucharita de pimentón picante -o dulce si crees que ya lleva demasiada caña el invento este-; cúrcuma, pimienta y sal. A batir todo hasta obtener una mezcla homogénea.
Cuando estén las berenjenas, las añades al vaso de la minipimer con los ajos junto a los que cocieron. Ea, pues ya está. A batir y a servir sobre tostaditas de pan, canastillas de hojaldre, o en su cucharita tal como aparece arriba.

jueves, 16 de agosto de 2018

Un postrecito


Cierto es que nunca hago postres, suelo comer fruta y de vez en cuando algún capricho, pero este flan con fresas (o cerezas) y nata, les encanta a los niños. Os lo paso. Id preparando, sin necesidad de esterilizar porque son para consumo rápido, pero sí limpiar, cinco o seis botes de esos que se suelen guardar para lo que sea y que ahora nos van a servir. Si no tenéis botes podréis usar vasos y luego los tapáis con papel film, que es otra opción. Ya sabéis que en la cocina no hay reglas, sino sentido común y buenas prácticas.
Flan con fresas y nata
ingredientes:
(para el flan)
  • medio litro de leche
  • cuatro huevos
  • cien gramos de azúcar
  • vainilla
(para la confitura de fresas)
  • fresas
  • azúcar
  • agua
(para la nata)
  • nata para montar o nata montada directamente

elaboración:

Empezamos con el flan. Con media vainilla es suficiente. Abrimos a lo largo la mitad de la vaina y le quitamos las simientes. En un cazo ponemos la leche a calentar con la vaina y las simientes, todo para dentro. En cuantito veamos que empieza a hervir, retiramos el cacharro del fuego y lo dejamos templar.
Mientras se enfría un poco batimos el azúcar con los cuatro huevos, y cuando la mezcla sea homogenea añadimos la leche, pero colada claro, porque tiene la vaina y las simientes por ahí danzando todavía.
Y ahora viene el momento del microondas, que además de para calentar la leche, sirve para hacer flan. Llena los botes aproximadamente hasta un tercio de su profundidad. Los metes en el microondas unos cinco minutos a tres cuartos de la potencia máxima que tenga, no a tope. Los sacas y esperas un par de minutos. Los vuelves a meter en el microondas y a la misma potencia los dejas ya solo un par de minutos. Si no están cuajados puedes repetir la operación otra vez, pero dos minutos solo. Los sacas y esperas a hacer la confitura de fresas o de cerezas, de lo que quieras. Esto más que confitura deberíamos llamarlo sopeao, porque aunque es como si fuérais a hacer mermelada, se hace en menos tiempo. 



Mientras se enfrían y cogen cuerpo los flanes en sus respectivos botes, procedemos a poner en una sartén dos o tres cucharadas de agua y cuatro cucharadas soperas de azúcar, y como es natural unos trescientos gramos de fresas bien despachaos, lavadas y cortadas a la mitad (si son fresones de esos enormes, entonces en cuartos, pero ahora en verano la fresa que hay es de menor tamaño). Ponemos la sartén al fuego y le vamos dando vueltas para que no se peguen. En poco tiempo el líquido que van soltando las fresas, más el agua que pusimos aunque era poca, irán formando una sopa espesita de fresas. Pues bien, cuando vosotros decidáis como os va a gustar la cobertura del flan, las retiráis del fuego para dejarlas templar. Tened en cuenta que esta confitura de fresas tomarán más consistencia al enfríarse, porque obviamente van a ir perdiendo agua en forma de vapor, aunque no lo veais. Vale, pues ya está. Cuando el flan esté cuajado se le echa por encima un poco de la confitura de fresas, cerramos los botes, y al frigorífico con el invento.
A la hora de servir se abre y se echa la cantidad de nata montada que cada cual quiera. Ea, ya está.




Últimos tomates del Pintao

Con los últimos tomates que me regaló Eugenio Pintado León, que tan acertado nombre luce, hice ayer esta ensalada que le copié, más o menos, a otro ilustre onubense, Juan López, antes llamado el Puro López y ahora Ultramán.
Tomate rosado con helao de pepino
ingredientes:
  • tomate
  • albahaca
  • sal
(para el helao)
  • leche
  • nata
  • pepino
  • azúcar
  • sal
elaboración:
Pues nada, se corta el tomate y se le pone su poquita de sal y albahaca recién cortada.
En cuanto al helao, lo hace la heladera como es natural. Primero cortamos el pepino y le quitamos la parte central de las pepitas, lo rallamos y exprimimos para quitarle el exceso de agua. Y ya está. Cien gramos de pepino rallado y exprimido, 150 ml de leche, 200 ml de nata, una pizca de sal y otra menor aún de azúcar. A la heladera con esta mezcla bien batida en la minipimer.

miércoles, 15 de agosto de 2018

Shissss

De nuevo una receta fácil, simple, sencilla de hacer y para disfrutarla.
Secreto en salsa de mostaza y vino dulce
Podéis usar la mostaza que os plazca, la que más os guste, y en cuanto al vino, tenemos en el Condado excelentes vinos generosos dulces o si queréis un sabor más profundo, los vinos de naranja serían ideales para la salsa tan fácil que os voy a explicar a continuación.
ingredientes:
  • secreto ibérico
  • patatas
  • mostaza
  • vino dulce o de naranja
  • pimienta
  • sal
elaboración:
Empezamos por las patatas, que en esta ocasión las vamos a hacer al horno. Simplemente ponemos un poco de aceite en una fuente de horno y colocamos las patatas encima cortadas en rodajas más bien gruesas. Al horno a 180ºC por ejemplo, hasta que veamos que están hechas (se pinchan con el tenedor y ya está).
Mientras se hacen las patatas, haremos una salsa la mar de fácil. Veamos. En una cazuela se pondrá una lámina mínima de aceite y a fuego medio, en solo un minuto, podremos ya echar dos cucharadas de mostaza. Damos vueltas para que se integre bien, y a continuación añadimos el vino dulce o el vino de naranja. Subimos algo el fuego y meneamos con la cuchara de madera para que se vaya haciendo la salsa. Cuando veamos un color uniforme, bajamos el fuego y añadimos nata líquida. La historia está en que la nata nos va a suavizar la salsa y le va a dar consistencia, por lo que aquí es vuestra intuición la que os dictará la cantidad, pero si habéis puesto, por ejemplo, un cuarto de litro de vino, pues con 100 cl de nata es suficiente.
Al secreto le hacemos unas incisiones y lo ponemos por la otra parte primero, con la plancha o las brasas mejor, con una temperatura alta. No lo mováis. Esperáis a que esté y le dáis la vuelta. Ahora por la parte donde hicimos las incisiones. Igual, tampoco lo meneamos nada en absoluto, que se haga tranquilamente y cuando veamos que está a nuestro gusto, pues lo sacamos, lo ponemos sobre las patatas y napamos con la salsa.