jueves, 28 de febrero de 2008

El olor de lo sencillo

Qué bien huele -. Me lo dice uno que viene a recoger un libro de mi biblioteca pero que se deja llevar por los aromas que inundan la casa. - Sí, estoy haciendo unas habichuelas, - le contesto - pero la biblioteca está por ahí, por aquí se va a la cocina. - Eso, eso, a la cocina - repite el menda como obnubilado y se va directamente a la cocina. Allí todo son elogios y parabienes. Él está soltero y suele comer en restaurantes. Me pide la receta y se la suelto enseguida para que coja el libro y me deje terminar una reseña de la actuación del cantaor Antonio Rastrojo en la Peña El Higueral que tengo que envíar al periódico. - Es imposible, esto no puede ser tan fácil. - me suelta incrédulo. Pues sí, es así de fácil, así que para que se largue de una vez, le escribo en un trozo de papel la receta, simple y deliciosa, de toda la vida, del
Potaje de habichuelas* .- Se ponen en remojo la víspera y luego en la olla a fuego medio, tres cuartos de kilo de judías, habichuelas, alubias, frijones o chícharos, como quieran llamarlas, con una cabeza de ajos, tres hojas de laurel y se les da un hervor. Mientras tanto, se refríe media cebolla de las grandes, picada fina, y cuando está transparente se le añaden un par de choricillos pequeños, unas ramas de perejil picado y se dan unas vueltas al refrito. Se retira del fuego y se añade entonces pimentón dulce. Se integra bien el pimentón y se echa todo el contenido de la sartén en la olla donde cuecen las habichuelas. Se añade agua fría y se le pone sal y pimienta recién molida. Dejar hacer hasta que estén las alubias tiernas pero enteras. Si se quiere obtener un potaje más espesito, se le añade una patata pelada y troceada al mismo tiempo que el refrito de cebolla con el chorizo. Ya está.
* A las alubias o judías, en Huelva le llamamos habichuelas; en Valverde del Camino y otros lugares del Andévalo, frijones; y en localidades de la campiña y el Condado, chícharos. Aquí, cada cual a lo suyo, como tiene que ser.

2 comentarios:

Femaru dijo...

Bernardo,
como no eches las habichuelas en remojo 10 o 12 horas como poco, te van a salir muy ricas pero más duras que un cuerno.
También le va muy bien picarle una o dos zanahorias.

Un saludo,
Felipe M.

Bernardo Romero dijo...

Según, si las habichuelas no son de este año puede que necesiten demasiada cocción o remojo, pero si son caricos, por ejemplo, de temporada, no necesitan remojo alguno. En todo caso, como lo normal es comprar un paquete de alubias que vete tú a saber qué tiempo tienen, paso a indicar lo del remojo y se acabó el problema. Lo de las zanahorias, nunca lo he probado y no me lo imagino. Pero en fin, el miedo es libre. Agur.