jueves, 12 de diciembre de 2013

Cocido light

Me puso sobre la pista Perico Terrades y tal como me lo contó lo he realizado: "Es fácil, le pones a los garbanzos las verduras que te de la gana y luego le echas un puñao de langostinos. Ya está". Desde luego más sano imposible. Ahora que estoy limitado en cuanto a grasas, sales y otras delicias, con este plato triunfé y disfruté el otro día.
Garbanzos con langostinos.- En primer lugar cocemos en agua con algo de sal tres cuartos de kilo de langostinos del siguiente modo: excepto media docena de los que veamos más mejorcitos, pelamos los demás y los reservamos, echando en el agua hirviendo las cáscaras y las cabezas. Esperamos unos diez minutos desde que rompa a hervir y entonces en ese mismo agua hirviendo donde están todas las cabezas echamos la media docena que reservamos. Se espera un minuto y medio y se cuela todo para recoger el agua y reservarla. De entre las cáscaras y cabezas rescatamos la media docena de langostinos enteros, los enfríamos bajo el chorro del agua fría y los dejamos en un plato con su poquito de sal por todo lo alto.
Estando en remojo los garbanzos desde el día anterior se colocan en una olla a presión con algunas verduras (puerro, apio, calabaza, judías verdes, zanahoria, nabo y patata). Se les añade un poco de sal y se echa el agua de la cocción de los langostinos -que también está salada, luego cuidadito- y al fuego con la olla, tapada y con su pitorro puesto.
Mientras cuecen los garbanzos se hará un refrito de ajos y cebolla más un poco de pimiento verde. Cuando está todo bien pochado, se aparta la sartén del fuego y se añade pimentón y azafrán más unas ramitas de perejil troceadas como es natural. Reservamos este refrito.
Una vez que hayamos calculado que los garbanzos están en su punto, quitamos del fuego la olla donde cocían con las verduras, y cuando podamos quitamos el pitorro la abrimos, añadimos el refrito más los cuerpos de los langostinos que habíamos reservado crudos y pelados. Dejamos la olla a fuego fuerte y esperamos a que se hagan los langostinos.
En el momento que cada cual crea más oportuno, se abre una botella de manzanilla o de Miplata de la Cooperativa Vinícola del Condado, se sienta uno delante de la media docena de langostinos y se pimpla tan ricamente los susodichos y el vinate que cada cual crea conveniente. Esto se podrá hacer a escondidas o en el caso de que alguien te haya ayudado en la cocina, pues con esa persona. Pero nada más.
Servir en platos hondos los garbanzos con langostinos, recién sacados de la olla, humeantes y plenos de sabor. Ea, condiós.


1 comentario:

Lola Gil dijo...

El cocido está muy bueno, pero la próxima vez me avisas, voy y te ayudo ;)