martes, 2 de junio de 2009

Conejos y pepinos

Un ministro o una ministra de estos de ahora, no recuerdo quién, fue a decirnos unas Navidades de cuando había todavía parné circulando alegremente por el solar patrio, que si no teníamos para solomillo de ternera comiéramos conejo. La grosería no llegó hasta el punto de especificar a quién le teníamos que comer el conejo, pero el consejo quedó para la galería de impagables que estos de ahora andan escribiendo a destajo.
Puede que ahora que pintan bastos, en lugar de conejo nos digan que nos comamos un pepino, y eso sería ya absolutamente intolerable. Por eso, mientras esperamos pacientemente un consejo para capear la crisis y la paga extra de junio (alabada sea), vamos a aprovechar los caracoles que teníamos ya precocidos en la nevera (repito: antier compré dos kilos de cabrillas en el mercado del Carmen - puesto de la pared de poniente, por donde apenas circula la gente-) y nos vamos a cocinar y luego a vendimiar un
Conejo con caracoles.- Guiso campero donde los haya, trata de combinar elementos propios de los guisos de caracoles con los que se suelen emplear para el conejo, sobre todo las hierbas aromáticas. La salsa, como verán después, se espesa con almendra y el resultado final es verdaderamente notable. Lástima que no tenga pilas en la cámara de fotos desde que Nicolás hizo la primera comunión. A ver si antes de que termine la carrera (Nicolás, mi niño) compro unas pilas y hago alguna afotillo para el blog como maese Pepe el de http://www.cocinillasblog.blogspot.com/, que se ha hecho fan, come io, del Superchoco. Pero vamos con la receta, que se supone que esto es un blog de cocina y tampoco quiero yo abusar de la vostra patientia. Veamos.
Se coje medio conejo (lo venden así, ya limpio y empaquetao) y se le pone sal, pimienta y tomillo. A continuación se pasa por harina y se pone una cazuela amplia al fuego con dos dientes de ajo laminados. Antes de que el ajo se dore, se fríe un trozo de hígado del conejo (que viene con el medio conejo su medio higadito), se saca y reserva y se echan las presas de conejo enharinadas a la cazuela hasta que estén doraditos, momento en el cual añadimos media cebolla picadita, una hoja de laurel partida por la mitad, una mijita de canela molida, la cáscara de medio limón, azafrán, más tomillo, pimienta y sal.
Bueno, pues esto va p'alante. Agora, cuando la cebolla esté ya algo cocinada, se añade un vasito de vino blanco (si es un generoso del Condado, pues de lujo, vamos) y se sube el fuego para que se evapore el alcohol y se queden los aromas del vino. Se echa entonces tomate natural triturado, a gusto de cada cual, pero yo le pongo bastante. Ahora, que cada cual ponga el que le venga en gana. Se da un hervor y se echan los caracoles que tendremos precocidos (ver la receta de ayer mismo creo que fue cuando puse lo de los caracoles en hojaldre). Se baja el fuego y se deja hacer el conejo con los caracoles.
Mientras, hacemos un majadito (en la minipimer, que yo empecé a hacerlo en el mortero y tuve que terminarlo en la batidora eléctrica porque las almendras no las majaba ni para atrás) con el hígado, un diente de ajo, sal y unas cuantas almendras crudas. Para majar todo, se añade un poco del caldo del guiso y en todo caso un poquito de agua para que trabajen bien las aspas de la batidora. Pues ya está, se echa el majado al guiso y se espera a que el conejo esté blandito.
En el plato se pondrán trozos de conejo y caracoles en el centro, amontonaditos. Se napa con la salsa en la que se han hecho conejo y caracoles, y se adorna con un bouquet de brotes tiernos a un lado y con perejil espolvoreado por todo el plato y por supuesto por encima del conejo y los caracoles en salsa. El pepino, que se lo coma el señor ministro o la señora ministra, según lo necesitaos que estén estas criaturitas humanas.

8 comentarios:

Selma dijo...

Bernardo, ni te imaginas los buenos ratos que paso leyendo tus Posts...
Es de agradecer por los tiempos que corren encontrar alguien tan salao.. los de Huelva realmente sóis fántasticos.. y lo bien que os lleváis con los "Miarma(s)" ;-)

He leído tu anterior Post sobre "les Escargots" me gusta comerlos, pero esta agonía.. por Zeus! ;-)
Lo del conejo y el pepino... ya es otra historia...
En mi terruño de origen " le lapin" lo cocinamos con vino tinto y lo llamamos pomposamente "Civet".. ( de pompa, no de Pompadour alias Poisson) ...como Chef, seguro que te suena el nombre de marras...

Lo dicho, Bernardo, una "cocinarisoterapia" de las buenas, te felicito...Un placer pasearse por tu cocina...


Un abrazo!

Juan Lopez dijo...

Bernarod no me he perdido ,te sigo aqui en la lejania,en lo oculto.
buen apunte de selma ,"pompadour "enamorada de las sopas de trufas y del apio bañado en chocolate,enamorada de la vida y la lujuria.
el civet esta en peligro por su contenido de sangre como ligazon.
por cierto brenardo como anecdota te doy un enlace de un curso creo que muy atractivo...
a tu disposicion para cuando desees compartir ratitos de coquinaria...saludos
P.D :ni cuartelillos ni nada,Huelva ya perdio lo que era,somos la capital con menos atractivo cultural y de ocio,no somos borregos,tenemos inquietudes

Juan Lopez dijo...

http://www.upo.es/olavideencarmona/export/sites/upo_carmona/cursos_de_verano/programacion_2009/2009cc07.pdf

BERNARDO OLVIDABA EL ENLACE

Superchoco dijo...

No es mi carne preferida la de conejo. Pero a estas horas (en las que te escribo), con un tintito entra.
Pasión por la comida bien hecha y bien redactada en sus recetas que tiene uno.
Supersaludos.
P.D.: Pronto visitaré tu cocina.

Juanjo dijo...

A ver, maestro, aproveche la presencia de nuestro superhéroe y encárguele unas pilas del chino ese al que se tiene "camelao", que nos tiene "desilustrados".

Y cómo no, tiene usté razón, porque entre conejo y huesos de cochino para los caldos, ¡vaya gobernantes y gobernantas mediocres y mediocras!,... culinariamente hablando, Dios me libre.

Y sobre los pepinos, decirle que el huerto está en plena producción, así que mañana le llevo unos pocos.

Abrazo.

Bernardo Romero dijo...

Estupendo maestro. Esos nos los comemos en una ensaladita ligándolos con yogur griego, que quiere decir del mismo Grecia, y deje ya de pensar en guarrerías, que estamos todo el día a lo mismo.
Cuando estaba a plan, me hacía unas buenísimas... creo que don Juan López, que anda hoy por aquí, me mandó alguna. Y en todo caso, hago una tunecina que está para morir, pues esto de ligar el yogur con los pepinos y una mijita de limón, parece ser que es común, como tantas otras cosas, a todo el Mediterráneo. Y hablando de Mediterráneo, saludos a Selma, que también anda por aquí.
Y lo de las pilas, verá usted, no creo que necesite la ayuda de Superchoco, que nuestro superhéroe está para cosas más importantes que esas, pero le voy a confesar una cosa, por la mañana estoy en el Insti como usted sabe, y por la tarde, cuando me levanto de la siesta, pues ya me pongo el pijama, que estoy viejo, y me da pereza salir como no sea por orden y mandato de mi novia, que entonces sí que sí. Es lo que hay.

juan lopez dijo...

bernardo una ensalaita rapida con baalao ahumado o cocido,rodajas de naranja y nueces y modena; y por probar supongo que habras probado una rebanada de buen pan tostada con leche ondensada y unas estupendas anchoas.

M Mar dijo...

Ainnnnnnsssss!!! gracias por pasarte por mi blog, el mio va de trapitos, tiendas y eso pero bueno, tu si quieres comentar alo lo haces que sera bien recibido. Una cosa que quede claro, yo soy mas de Huelva que superchoco pero me enamore de un catalan....
En fin que es un placer muy grande poder compartir algun comentario contigo. Ya cuando tenga un rato, que tengo muchos, leere tu blog porque me encanta la cocina y si son cositas de Huelva mas...pero ahora me voy ya de aqui que he quedao a las doce y todavia no se ni que me voy a poner, llevo toda la tarde con la banda sonora de superchoco, jajajaja. Besos y ya te seguire leyendo.