sábado, 8 de septiembre de 2012

Ma ratatuille

Además de una divertida película infantil, la Ratatuille es un pisto nizardo, un plato francés que viene a ser lo mismo que nuestro pisto manchego pero con berenjenas. Como Pilar me ha regalado unos estupendos tomates de Beas y un calabacín blanco precioso, pues me he puesto a hacer pisto, pero ya puestos, he cogido una berenjena y la he pelado y cortado en rodajas, luego le he puesto su sal y (sin dejar que pierda su amargor, como suele hacer todo el mundo menos yo) la he metido en el horno. Cuando la berenjena ya estaba prácticamente hecha, he apagado el horno y sin moverla de la rejilla donde se han horneado las rodajas, les he puesto un hilo de aceite de oliva, orégano, albahaca y romero. De nuevo al horno, ya apagado como os decía, para que repose y tome el sabor de las especias.
Por otro lado hice el Pisto al modo tradicional: cebolla y ajos primero, luego pimientos verdes y rojos pero de los de freír, no los de asar, calabacín y tomates maduros sin piel ni pepitas. Sal, pimienta, un poco de azúcar por lo de la acidez del tomate, y a huir.
Con este pisto y las rodajas de berenjena que tenía ya listas, he montado el plato más o menos como veis en la fotografía (que esta vez no me ha salido mal, vaya usted a saber por qué): berenjena abajo, pisto encima, berenjena otra vez y pisto de nuevo. Ramita de perejil que mola un montón y albahaca seca espolvoreada por el plato para que su aroma nos acompañe. Dabuten, troncos. Hasta pronto.

5 comentarios:

X dijo...

Che qué bo! En la foto la berenjena, al dejarla con la piel, se me ha asemejado a una porción de queso de cabra de esos de rulo, y ya me he puesto a imaginar qué pasaría si le metiéramos una dosis de ello, así zas, como quien no quiere la cosa. La gloria.

El Pincho Moruno dijo...

Para una buena receta, un buen poema que he bicheado por la red.
Por cierto te comentare que a mi me gusta acompañar el pisto de huevos fritos.
Un abrazo.-

Pisto manchego.-

Un traje, verde quilate,
envuelve con su saludo,
de calabacín desnudo,
a bermellón de tomate.

Este, en singular combate,
trae a la cebolla en llanto,
riendo con pelado manto,
ve diente de escaparate.

La sartén, ya sin sosiego,
pide,la sal del armario,
para frito culinario
con aroma de manchego.

Los dedos, van con afán,
por este desliz obsceno,
de mojar con desenfreno
en este casto zaguán.*

Publicado por Conchi en su Blog: "Creación Poética"

Bernardo Romero dijo...

Jo, para una vez que me sale medio bien la foto, X ve piel donde no la hay. En fin, qué le vamos a hacer, me apuntaré a un curso de fotografía CCC. El poema, don Pincho, es genial. Lo de los huevos lo comparto. En esta ocasión aparece la ratatuille para la foto desnuda, pero al plato le adjunté unos huevos de verdad que consigo prácticamente de estraperlo. Son de esos de gallinas que no es que pisen el suelo, sino que están sueltas en los pequeños huertos que no se rinden (aún) a la fresa, el naranjo y últimamente a los caquis no astringentes, los sharones, nombre sobre cuyo origen yo mismo tendría mucho que decir, pues formé parte, allá por los años ochenta, de un comité de expertos y empresarios del ramo que bautizó a esos caquis que llegaron de Israel para hacerse un hueco, ya enorme, en la hortofruticultura onubense y española. Un abrazo a ambosdós. Estiliaodecojoneperoyaosvisitaré.com

Rosa dijo...

Pues menudo pisto te has marcado con las berenjenas asadas, nunca lo he hecho pero te aseguro que este cae esta semana copiado al pie de la letra, el poema buenisimo y los de los huevos obligado, claro que yo me tengo que conformar con unos huevos más corrientes.
Por cierto Bernardo ya he publicado la receta del Pez Araña, si pasas veras una receta hecha con lo mínimo pero te aseguro que estaba de 10. Besos

X dijo...

Anda no seas quejica, que las fotos te salen de lujo siempre, lo que pasa es que yo iría ciego, que es mejor que serlo. Por cierto, pregunté en la pescadería por el pez araña yo también, me lo están mirando. Ea, condiós.