sábado, 23 de junio de 2012

A mi manera, pero tradicional


Se tarda más o menos lo mismo que en ir a la tienda a comprarla ya hecha, pero tiene la ventaja que la haces a tu gusto. Esta empanada de atún (de lata) la hago con hojaldre mejor que con masa de empanadas. Me gusta más y ya está, cada cual a su bolo. Mirad qué fácil: Encendemos el horno y colocamos el mando en los 200ºC. Refreímos en una lámina mínima de aceite cebolla y pimientos verdes. A los dos minutos le añadimos tomate triturado a gusto de cada cual. Ponemos sal, pimienta y una pizca de azúcar. Cuando estén pochadas las verduras, pero que se vean todavía enteros los trozos, y el tomate esté hecho, se apaga el fuego y se procede a colocar el hojaldre (fresco pero hecho: no os metáis en líos) sobre el mismo papel en el que viene envuelto. Se colocan las verduras que refreímos con el tomate sobra la masa de hojaldre, el contenido de dos latas de atún una vez quitado el aceite, un pimiento del piquillo o dos (yo tenía pimientos rojos que asé para hacer pimentada y dejé uno para la empanada) y un huevo duro cortado grosero. Tomamos otra lámina de hojaldre y cortamos tiras de menos de un centímetro en dos de sus lados, dejándola cuadrada pero más pequeña que la que tenemos en la base. Colocamos centrado este hojaldre sobre las verduras que están sobre el anterior y doblamos los lados de este último, mojándonos los dedos para que se pegue. Adornamos con las tiras que cortamos anteriormente y pintamos con huevo batido la superficie. Pinchamos para que no se nos suba con una aguja de hacer punto o con lo que cada cual tenga a mano: una motosierra, una taladradora, un aeroplano, un boli rojo o azul, una calculadora de esas que servían para convertir las pesetas en euros y que recuperamos el otro día por si las moscas, la manguera del patio, un tren eléctrico que ande para atrás y para delante, un botijo, una mecedora... en fin, cada cual con lo que quiera, pero que la superficie tenga pequeños agujeros para que se escape por ahí el vapor y no nos joda el invento. Cuando veamos que la empanada presenta un bonito color dorado, la sacamos del horno y a otra cosa mariposa. La reservamos para esta tarde a las nueve menos cuarto, que las penas con pan, son menos. ¡España! ¡España! ¡España...!

6 comentarios:

X dijo...

Hosti tú, yo creo que se tarda menos en ir a la tienda, ¿eh? xD De todas estas cosas lo que más me turba siempre son las masas. Qué hojaldre comprar, dónde y cómo, yo que no tengo ni idea, pues imagínate.

Y esta noche, tortilla francesa jojo.

Bernardo Romero dijo...

Ascolti nen, la del Mercadona, que seguro que tienes uno en la esquina de tu calle. La fresca es buenísima. Y esta noche tortilla española, con dos huevos. Verás como Cesc le mete una cuchara al portero francés, y cómo gambetea Iniesta, y cómo le endiña un pepinazo Pedrito a la escuadra, que los franceses tiran sandías en lugar de pases, o melones, porque ellos son mayormente de rugby. En fin, que la cocina tiene llena la despensa lexicográfica futbolera. Un abrazo X, que desde que andas por los twites no hay quien te controle.

X dijo...

Pues ole y ole, que nos hemos comido la tortilla y los franceses nos han comido los... jeje.

Tomo nota del hojaldre, maestro. El Mercadona lo tengo concretamente enfrente, vamos que me caigo del balcón y me doy de morros. Lástima vivir en un cuarto.

Para el miércoles que viene tendrás que preparar un Bacalhau à Brás, ¡lo menos!

Bernardo Romero dijo...

Oído cocina. Mañana mismo compro el bacalhau en el mercau.

Rosa dijo...

Buenisima la empanada y lastima no haberla tenido para celebrar los dos golazos que le metinos a los gabachos jejeje. besos

Rosa dijo...

Hasta la vuelta Bernardo, acabo de publicar mi ultima entrada y me voy unos dias. Felices vacaciones. Besos