martes, 17 de mayo de 2016

Lo dulce y lo salao


Magdalenas de chorizo
Vayamos por partes. Picamos un choricito de esos que usamos para las comidas, sin piel como es natural y bien desmenuzado. Reservamos. En un bol amplio echamos dos huevos y una cucharada sopera de azúcar glass. Minipimer. 75 gramos de mantequilla a punto de pomada (la ponemos en el microondas un momento a potencia media y ya está) y seis cucharadas soperas de leche. Minipimer. Medio paquetillo de levadura, como ocho gramos o así, que si cae algo más no pasa ná. ciento quince gramos de harina de fuerza o normal, vosotros mismos. Minipimer. El choricito picado y a menear con una cuchara para integrar bien el chorizo. A rellenar los moldes hasta la mitad de su altura y al horno con ellas valientes. A 180ºC en el modo calor por arriba por abajo y aire, como un cuarto de hora más o menos.
Se acabó.
El otro días las trajo Julia, que de toda la vida le han encantao estas mezclas de dulce y salao, a una comida de esas que hacemos los prehistóricos del Festival de Cine Iberoamericano, de cuando el festival era el festival. Y nos encantó. Hoy se las copio tan ricamente para una comida que tenemos mañana una banda conformada por gente de la docencia. Las acabo de hacer y de retratar.

3 comentarios:

El Pincho Moruno dijo...

Buenos días compañero.-
Después de varios meses en stand by, vuelvo a estar en "ON". La verdad es que aparte de haber disfrutado de mi habitual "tiempo sabático", cada día utilizo menos el ordenador y hasta el móvil, ahora me ha dado por visitar a los amigos en vez de llamarlos y también por escribir notas en libretas que tengo repartidas por toda la casa.....y hasta en el coche pero vamos que de cuando en cuando me dejare ver por el "ciber...".
Respecto a tu receta me parece de lo mas original y ya mismo las tienes en los obradores y hasta en la bollería industrial....yo les llamaría "Magdalenas preñadas"
Un pedazo de abrazo.-

Andres Silvan dijo...

Un placer volver a verte por aquí. Pronto te visito porque me ocurre igual, que cada vez estoy menos tecnológico. También ahora me ha dado por visitar a los amigos, e incluso me estoy planteando volver al género epistolar. Un abrazo

Bernardo Romero dijo...

Soy el Bernardo, pero metido en otra cuenta,la de mi colega el Andrés