sábado, 22 de febrero de 2014

Guisos marineros la mar de modernos


Con un choco de medio kilo más o menos, y otro medio kilo de garbanzos, hice esta mañana un cocido la mar de estupendo. Son guisos tradicionales, muy populares en tiempos malditos que es menester no recordar. De marineros de estas costas, directamente, aprendí por ejemplo que se pueden hacer croquetas con almejas o cocidos con un choco en lugar de con carnes, huesos y tocinos en esos tiempos que es menester olvidar (pero no del todo) escasos y caros.
Ahora te encuentras este guiso marinero en un restorán moerno, le ponen un poco de jengibre seco rallado y el plato al servirlo lo espolvorean con cilantro verde recién cortado (que por los cojones va a ser recién cortado, recién cortado el que tengo yo ahí plantao en un arriate) y le apuntan al laíto con letra inglesa, treinta y cuatro euros la ración y todo el mundo a flipar con el plato este tan curioso de sepias y legumbres del país y aromas del Oriente. Ji, del Oriente Express. Tequieiya, churrita.
Chocos con garbanzos.- Todo en frío y en la olla exprés. Los garbanzos que habrán estado en remojo por lo menos doce horas, y el choco troceado luego de limpio. Medio pimiento rojo de los de asar y otro medio verde, también de los de asar, troceados groseros, tal como media cebolla de las grandes. Una cabeza de ajos entera y una hoja de laurel, un poco de culantro (hojas frescas de cilantro) y perejil, una zanahoria picada gruesa, un tomate maduro troceado sin piel ni simientes, tomillo, pimentón dulce (y si os apetece un poco de pimienta de cayena molida o pimentón picante), azafrán, pimienta y sal. Creo que no se me olvida ná. Ah, sí, el aceite: un chorreón largo de aceite de oliva virgen extra. Al cuarto de hora más o menos quitamos la olla del fuego, esperamos a que salga el vapor luego de quitar el pitorro, añadimos una patata grande o dos pequeñas troceadas y a tapar otra vez. Con veinte minutos más estará listo el cocido de chocos con garbanzos. Se destapa la olla y se deja al fuego hasta quedar con la textura que buscamos, quiere decirse con una cremita ligera en lugar de acuoso y los garbanzos en su punto. Es cuestión de cogerle el punto, como siempre en la cocina ocurre. Creo que no se me olvida nada. En fin, vosotros mismos. Ahí dejo la idea, que es lo importante, luego cada cual lo debe hacer a su manera y a su propio gusto.

2 comentarios:

Manolo franchute dijo...

Querido Bernardo:
El guiso tiene que estar bueno porque ¡hasta la foto te ha salido estupenda!. Besitos.

PD.-Peazo de partido del Recre con los chiquininos del Barça.

Rosa Maria Romero dijo...

Riquísimo, en casa se pone 1 vez al mes seguro. Besos