jueves, 9 de mayo de 2013

Trenes baratos

No llega a cinco euros. Estos bueyes de mar, ovaos y estupendos, los venden en el Maradona a poco menos de cinco euros. Por ese precio, ¿quién no se da un pequeño homenaje?
Vienen congelados y ya cocidos. Se trata de dejarlos descongelar a temperatura ambiente y tener un poco de paciencia y un poco más de pericia para extraer del caparazón toda la parte comestible sin partes duras que te puedan fastidiar un bocado o por mejor decir una encía. Después todo fácil, aquí te dejo la receta de un
Buey de mar con salsa tártara (o algo así).- Mezclar toda la carne del cangrejo con mahonesa, poca, ketchup, menos todavía, como dos cucharadas soperas de cebolleta muy picadita, y otra de alcaparras pequeñas. Se acabó. Ya está. Se presenta más o menos como aquí o como os de la gana. Pero se deja comer y para una cena con amigos, por ejemplo, haces un pescao a la sal, pones esto y dos tonterías más, y quedas como un héroe. El vino y el postre, que lo traigan los invitaos, que te ahorras una pasta. Salut i pesetes, que lo demás son puñetes. Abur

4 comentarios:

Rosa dijo...

Pues llevas razón por ese precio quien no se da un homenaje como este?

El Pincho Moruno dijo...

Están riquísimas. Yo las echo a pelear con cualquier marisco que se precie. En Olhao (Portugal), por los alrededores del mercado de abastos hay multitud de pequeños locales/marisquerías que te venden las Zapateiras (Buey de Mar) vivas o si quieres cocidas, amen de otros "bichos coloraos" de la zona. Merece la pena un paseo por el mercado que me recuerda mucho a las obras de Eifel, sobre todo los sábados por la mañana que montan un montón de tenderetes entre los que se encuentran algunos especializados en especies, con gran variedad de ellas y algunas poco conocidas en España.
Un fuerte abrazo.-

Anónimo dijo...

Bernardo como siempre magnifico y aprovecando el titulo pego un enlace para conseguir mas trenes Huelva - Madrid
http://www.huelvainsula.com/

Y esperando con impaciencia la presentacion de tu ultima novela ...

Bernardo Romero dijo...

Pues me has dado una idea estupenda, don Pincho. Además de las madalenas de Rosa, me encajo en Olhao este finde y me zampo una zapateira y lo que caiga... Hummm con vinho verde. Querido insular, me alegro de que estés impaciente con la presentación de la novela, yo también, como es natural. Nos vemos en la Casa Colón. Y lo de los trenes, ojú, si tuviéramos buenas infraestructuras, cualquiera nos paraba, pero es que nos tienen peor que en el siglo XIX. A excepción de la autovía Sevilla - Faro, a ver qué han hecho estos elementos que nos gobiernan desde hace treinta años, que se dice pronto. Y encima la autovía la hizo el del bigote. Jo