sábado, 16 de febrero de 2013

Al pan, pan y setas

Cuando amaseis pan y haya terminado de fermentar y haya subido, antes de meter la masa en el horno, le añadís setas levemente salteadas en aceite de oliva. Lo que resulta es un pan de setas que está buenísimo con champiñones cultivados mismamente, pero si le ponéis vuestras setas preferidas, entonces es ya el no va más. Como los Reyes Magos me trajeron una panificadora, me paso el día haciendo pan. A veces pan con pan, comida de tontos, pero otras veces pues me pongo a darle vueltas a la masa y al coco para encontrar algunas combinaciones ciertamente afortunadas. Por ejemplo una versión del pan follao (de hollado) que hago con chicharrones de esos oscuros y blanditos, no de los otros que son más duros y complicados de masticar, chorizo y cebolla. Le llamo pan del santo porque lo hice por San Sebastián, que es el único santo patrono después de que el cabildo decidiera darle una patada en el culo a San Roque, que hasta el XVII fue copatrón de Huelva junto al que ahora reina en solitario. Y lo de reina no va con segundas, que os conozco. En fin, si tenéis máquina, seguid las instrucciones de la vuestra en cuanto a las cantidades (yo más o menos las sigo, pero le voy cogiendo el punto a la máquina y ya pongo lo que me parece a mí y no al libro de instrucciones) y utilizad gurumelos (Amanita ponderosa) combinados a partes iguales con champiñones cultivados si queréis hacer Pan de Gurumelos, que os puedo asegurar que está riquísimo. Como diría un publicista de tercera regional, todo un descubrimiento. Agur.

2 comentarios:

Rosa dijo...

Pues mira Bernardo este no lo he hecho todavia, pero lo haré, me pasa lo mismo que a ti, desde que tengo a mi amiga no dejo de probar panes diferentes, de hecho publique ayer uno de jamón y queso que hemos finiquitado esta mañana con un chorro de aceite de oliva virgen del bueno. El proximo como el tuyo. Besos

X dijo...

Yo, haciendo un poder, le metería mano al jamón, pa no quitarsus del pan.