lunes, 23 de noviembre de 2009

Terminó el festival de cine

Terminó el Festival de Cine Iberoamericano y otras cosas que he estado haciendo estos días de ausencia en estos internetes, más aquí estoy otra vez, dispuesto a colgaros las cosas que me hago en la cocina para disfrute de todo bicho viviente que tenga a bien pasarse por ella. Espero que no os pase lo que a Superchoco, que se encajó un día por esta su casa, me preguntó qué tenía para comer y salió corriendo y ya no lo he vuelto a ver. Al menos nuestro superhéroe me mandó luego el testimonio gráfico de que había estado por aquí.
Las críticas de las peliculas a concurso, las podeis ver en el otro blog, que estuvo paralizado un montón de tiempo, pero que acabo de recuperar también. En fin, hasta pronto. O al menos, eso espero.

9 comentarios:

M Mar dijo...

jajajaja, que bueno..., oye a mi tambien me hizo sin cuello, por que sera??? pero a ti te saco mas favorecido, le tendre que decir algo, jajaja.

Me alegro de que estes de vuelta, echaba de menos el olorcito de tu cocina.

Besos

juan lopez dijo...

Encantado de poder leerte de nuevo!!!
Has robado algunos bares nuevos?
¿que opinion te merece la oferta gastronomica actual en la capital?
gracias

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Hombre Bernardo a ver que dices de "Los Minutos del Silencio" donde tengo un papelito.

Yo me he enterado de casualidad que la han puesto ahí

Un abrazo

Bernardo Romero dijo...

Maria del Mar, hija, a mí no es que me haya sacado sin cuello, es que con el cabezón que tengo, lo aplasto. Besos.
Juan, sí que he estado en bares nuevos. Algunos llevan un tiempecito pero no había tenido ocasión de ir. Muy buenos por lo general, y muy sorprendente que en tiempos de crisis aparezcan bares y restaurantes sin parar, unos detrás de otros. Una nota curiosa: aparecen bares con una oferta infalible, tapas y buenos precios, pero tapas, nada de comer a mesa y mantel, sino a pie de barra o en una mesa alta, o sentados en la mesa, pero sin mantel. Que si una tapita por aquí, y otra por allá, y luego me voy a otro bar, y al final, te sale más barato que ir a un restaurante donde te sacan los cuartos y, a veces, hasta las ganas de comer. Esta es la clave. Está claro. Y volviendo a los bares, todos los nuevos, con buenas vajillas y cuberterías, buenos diseños y buena cocina. Desde luego aquí lo que hay es una renovación total. Perderán los bares insípidos de mostrador de aluminio y griterío y mal trato. Eso seguro.
Hombre Luz de Gas, podrías haber avisado. He visto más de treinta películas en el festival, pero eso no es ni un tercio de las que se han proyectado. Tu peli me imagino que estaría en el ciclo de cortos andaluces, y por ahí, ni me asomé siquiera. Estuve (por obligación) en los cortos ofiales (estaba en el jurado) y en los largos oficiales (hice las críticas para El Mundo), y además estuve en películas como la del Niño Miguel y otras de homenajes y cosas por el estilo. Además fui con los alumnos de mi Instituto al cine por la mañana, al cine Juvenil, que eso rejuvenece. Y además comí palomitas, je, je, je.
En todo caso espero ver "Los minutos del silencio" y ya te comentaré. Un abrazo.

Zapateiro dijo...

Pues buen regreso tras el receso ;)

Nos leemos. Un beso.

Superchoco dijo...

Estimado maestro. Aquella vez me asusté al verlo cuchillo en mano, a lo San Bartolomé. Que su recetario bloguero siga abierto me alegra (no esperaba menos). Y de lo no volverme a ver... esto no se lo cree ningún malhechor onubense que se precie. Noviembre complicado, pero en la ausencia hay numerosas aventuras ocurridas dignas de contar. Vuelvo en Diciembre como el turrón.
Espero poner en mi mesa estas Navidades recetas suyas.
Un supercordial abrazo.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Me alegra tenerte otra vez por aquí Bernardo, ya te he echado de menos y lo peor es no saber el por qué de la ausencia.
Un abrazo y esperamos novedades.

Bernardo Romero dijo...

Hombre, y a mí me alegra veros de nuevo por estas virtualidades. Ahora estoy con lo del destino definitivo, concurso de traslados o como se llame el invento, pero enseguida estoy metido en faena. Un abrazo y, como dice Zapateiro, nos leemos. Al Super a ver si lo cojo para diciembre, que está más perdio quel barco el arró (con choco, of course).

Juanjo dijo...

Yo tengo la suerte o, ...bueno, dejémoslo en la suerte, de que no le he perdido de vista a usté en todos estos días en que se ha paseado por las salas de cine y por las páginas de la prensa -catavinos en la mano-, pero sí que es cierto que se le echaba de menos en la cocina. ;-)


Abrazo.