martes, 25 de agosto de 2009

A la sombra de un pepino











Ahí está el tio. Con 40ºC que decían en los internetes que alcanzó ese día el mercurio en Évora. Desde luego era tempranito, porque si no, a ver quién es el guapo que se encaja en Almendres para buscar un menhir y un cromlecht o cromeleque que le dicen en Portugal. Pero al fin y al cabo, ahí está el tio, cultivándose y por supuesto a la sombra de semejante pepino.
Que a ver a quién no le ha dicho nunca una buena moza eso de que "donde esté un buen pepino, que se quite el aire acondicionado para quitar las calores". Pues eso, que el pepino está en todas las sopas frías, como se dice ahora, o gazpachos como decía servidor cuando era chiquenino y por supuesto agora. Sopas o gazpachos que se destinan a alimentar, por un lado, y a refrescar por el otro. Ergo es cierta la frase citada supra: donde esté un buen pepino, que se quite el aire acondicionado, que ese sí que quita las calores como dios y el diablo mandan.
El menhir de Almendres, así como la gran cantidad de dólmenes de la zona y por supuesto el famoso cromlecht (donde por cierto, cuando yo llegué estaban unos cuantos hippies franceses, holandeses o de por ahí por coño, haciendo el gamba, todos sentados en círculo alrededor de unas florecillas silvestres que hacían como de altar o algo así), están emparentados con los conjuntos dolménicos de la provincia de Huelva. Un mismo mundo, digan lo que digan las fronteras puestas o impuestas por el hombre con el único fin de dominar unos cuantos a otros muchos. Otra historia es la de los megalitos del este peninsular, con Los Millares en Almería como espectacular ejemplo. Pero dólmenes como los del Labradillo, La Zarzita, El Pozuelo o el que tengo yo en el campito y que los de la Junta no terminan de ir a catalogar no sé por qué, pertenecen al mismo grupo y al mismo tiempo y cultura que estos portugueses que estuve visitando estas semanas atrás. Bueno, los dólmenes evorenses y por supuesto o de paso la cocina alentejana, de la que os doy un refrescante ejemplo a continuación con esta riquísima
receta de Gazpacho alentejano.- Se cortarán menuditos, como para una pipirrana, tomate, pimiento, pepino y cebolla. Se une todo y se deja en la nevera toda la mañana para que funcione la ósmosis y se fundan todos los sabores de las verduras. Se mezclará en un bol vinagre, sal, aceite y bastante agua y bastante fría, digamos que un chorreoncito de vinagre, un chorreón más generoso de buen aceite virgen extra y el resto agua, además de la sal como es natural. Se menea brevemente con las varillas y se pone en el cuenco un montoncito de las verduras que teníamos troceadas, revueltas y juntitas. Se inunda con el agua helada aderezada con vinagre, sal y aceite, y se espolvorea con una pizca de orégano, como hice yo este mediodía, o con culantro. En la foto verán que extraído de una idea de Su en su excelente webos fritos (que se puede enlazar aquí mismo en "Amigos") he procedido a fabricar en el congelador unos cuencos de hielo con culantro (cilantro para los que no sois de por aquí) dentro.
Este gazpacho típico del Alentejo portugués está emparentado con los gazpachos del Andévalo onubense, sobre todo con el verde, ese que se hace de igual modo, pero con pepino, pimiento, cebolla, lechuga y culantro. Muy parecido, casi igual, como los dólmenes que les contábamos antes. Ya lo ven, desde los tiempos de la Reconquista separados y tan iguales a un lado y otro de la raya de Portugal. Lo que les decía, las fronteras no son más que figuras ignominiosas levantadas por el hombre para dominar al hombre, y si no, que se lo pregunten a esos elementos de ERC, PNV, ANV, BNG u otras anticuallas descerebradas por el estilo.

13 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Joé Bernardo, estás perdío.
Lo bueno que tienes es que siempre dejas buenos consejos. Ese gazpacho portugués del que das cuenta que me dices si lo tomamos con unas sardinitas, o caballitas, pequeñitas a la plancha.
Ten cuidao con los pepinos tan grandes que dicen que son muy indigestos. Al menos eso he escuchado que dice la rubia que está con el Dinio.
Un abrazo maestro.

Bernardo Romero dijo...

Hombre, las sardinas o las caballas te la comes a continuación, que este gazpacho es aguao. Los debes de haber probado, que tu madre era andevaleña ¿No te acuerdas de unos cuencos con lechuga, pepino, pimiento y cebolla nadando en agua aliñada con aceite, sal y vinagre. Esas soopas fresquitas que se terminaban de adornar y aromatizar con culantro por encima? Pues eso. Así lo hacen también en el Alentejo, en el Portugal profundo que está ahí al lado aunque no nos demos cuenta. Tan cerca y tan lejos para algunos, desde luego para mí, no. Ayyyy Portugal, por qué te quiero tanto.
Posdata: Qué razón tienen los seguidores del Sevilla F.C. cuando vienen al estadio del Recre y gritan eso de "Sevilla, capital. Huelva es Portugal" ja, ja, ja...

Comité dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aretusa dijo...

Buenas tardes de nuevo amigo Bernardo.
Ahora sí que se quedará mi comentario, ya que,el anterior no fue hecho desde mi perfil usual de blog, sino de la cuenta gmail de la empresa, por lo cual fue borrado.
Creo que habrá quedado claro que si hubiera una manifestación de israelíes por la paz, también estaría yo en ella.... nada más.
No me molesta para nada tu comentario, nada más que parece darle énfasis en que estoy en un lado nada más y quiero que quede claro que no es así, igual por unas imagenes pudiste imaginar mi ideología, pero, créeme no es la de estar en un lado solo de la humanidad.... ya que, suelo estar en todos.

Lo único que me gustaría que paises más desarrollados, en los que también hubo guerras en su momento histórico determinado, basándose en su experiencia de "guerra" pudieran interactuar parando otras en otros lugares.... a veces es algo imposible.

Soy consciente de todo, hasta de la ayuda que hace nuestro propio país vendiendo armas a los otros. Pero, no voy a callarme por ninguno de los dos lados. No quiero muertes ni de Israelies ni de Palestinos. Hay muchos pueblos que han pasado por estos conflictos y no todos han llegado a guerras tan crueles.
Creo en la lucha, no en la guerra. La guerra es contra alguien por algo, la lucha es con alguien contra algo.
Saludos y vuelvo a repetirte, fotografío eventos. ;)
Por cierto te dejo mi blog sobre esta manifestación que hubo en Málaga, no lo tengo visible. Habrá que ver sí la población Israelí hace alguna manifestación tamibién para poder asistir y mandarte el correspondiente blog.
http://malagacongaza.blogspot.com/

Un saludo enorme.

Almondiga de Choco dijo...

Maestro pareces un picapiedra
me congratulo de tu vuelta.
En mi tierra a ese gazpacho le llaman de jeringuilla, y lo mandaban los médicos cuando no tenían suero.

juan lopez dijo...

hola bernardo por aqui sigo leyendo tus vivencias y recetas,solo decirte que busco un bar en huelva para poder hacer mi cocina si sabes de alguno ya sabes.seras un buen catador de mis locuras espero...

Bernardo Romero dijo...

A Aretusa le contesto en su blog, que es hartamente recomendable (magníficas fotos). A don Almóndiga de choco, que es genial (me reí a gusto) lo de la jeringuilla, pero dime cual es tu pueblo y a ver si ponemos alguna entrada en el blog, que estás más parao que Colón en la Puntalsebo. Y a don Juan López que si está por Huelva, coño, que me de un toque y nos tomamos unas cañas para comentar lo de la idea que trae entre manos. Saludos per tutti.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Siempre en mi casa las ensaladas y "picadillos" eran con caldo y subiditas de vinagre, también usaba mucho en ellas el oregano que entiendo era el sustituto que ella ideó para el culantro. Mi madre no las concebía de otra forma.
Claro, las sardinas o caballas en un platito aparte y entre trozo y trozo una cuchara de gazpachito fresquito.
Un abrazo.

PEDROHUELVA dijo...

Esas ensaladas con la lechuguita nadando, te dejaban la barriguita pronunciada. Entonces, dormíamos la siesta, hasta los chiquillos. Haber, si no nos daban un alpargatazo.
Sr Bernardo, cuéntenos algo mas sobre ese Ali ( Alioli). Creo que mucho tierno, hay tras.

Aretusa dijo...

Pipirrana, para mí de toda la vida eso ha sido pipirrana.
Y bienvenido siempre a mi blog, siempre le confieres ese aire histórico. Me gusta.
Saludos

Aretusa dijo...

Habrá que convertirlo en Gazpachito de este...
Saludos

Bernardo Romero dijo...

Creo que nombro lo de pipirrana, que es una ensalada con todo cortadito muy menudo y que está genial. Este gazpacho alentejano es una pipirrana con agua helada y un poco de orégano. También se puede usar tomillo o, como decía nuestro querido nocogéventajamiarma, culantro, que también es muy andevaleño y muy portugués. En cuanto a lo de Alí, se fue al Sáhara, y yo me vine a Aljaraque a dar clases y luego a Gibraleón, donde estoy. Eso fue en Isla Cristina, y sé que sus padres adoptivos en España, unos isleños, trataban de que pudiera volver y estudiar aquí. Cuando vuelva por el instituto de Isla o conecte con alquien de por allí, preguntaré por Alí, pero esto de la enseñanza se deshumaniza con tantos desplazamientos (he estado en once institutos en los seis años que voy a cumplir pronto en esta nueva profesión, aunque al sacar las oposiciones ya no me menearán más, aunque todavía estoy en expectativa de destino y lo que me quea con la crisis está en que nos han metío). en todo caso hay muchos Alí por el mundo y nuestro trabajo y nuestra conciencia deben encaminarse a que no ocurran estas cosas, y no derivar en casos puntuales, por muy duro que suene eso, pero recordad que hasta en la Biblia se dice aquello de la caña de pescar y no el pescaíto. La caña de pescar, joder, eso es lo que les hace falta a todos los Alí del mundo. A ver si nos dejamos de injerencias y dejamos a los demás que se desarrollen y progresen por sí solos, sin necesidad de que los europeitos blanquitos vayamos a cualquier lugar con nuestras limosnas y con la escopeta escondía al mismo tiempo, para robarles lo mucho que tienen. En fin, qué queréis que os diga que ustedes no sepáis. Aretusa (Arte y musa de nuestrros días) sabe de lo que estoy hablando porque ella piensa igual. Cañas de pescar, cojones. Basta de robos y atracos con la escopeta escondía o bien visible a quíenes menos tienen.

Aretusa dijo...

Amigo Bernardo, mi texto es de una película, la ciencia del sueño, que cito al final.... y que como habrás observado, me encanta.
Otro saludo y gracias por tus visitas.