lunes, 26 de julio de 2021

Salmorejo para beber y digestivo

 

Uno de los más habituales elementos de tortura que suelen utilizar los anfitriones con sus víctimas invitadas, es el salmorejo. También está el arroz, ese que suele ir acompañado de la sentencia "yo no sé hacer de comer, pero el arroz me sale como a nadie". Pues bien, peor que todos esos engrudos que el artífice hace como nadie (afortunadamente) es el salmorejo.

Suele tratarse de una presunta sopa fría, espesada con pan, al parecer para que oxide y el ajo se repita hasta dos días después de la ingesta. En fin, esta comida de gente que se veía en la necesidad de andar todo el día fatigando eras y sembrados, es ahora sucesora de ese arroz incomible al que hemos tenido que poner buena cara en más de una ocasión, porque si respondes con franqueza a la pregunta de cómo está el arroz, diciendo que es una barbaridad y debería estar penado con cárcel, probablemente no sepan admitir y mucho menos admirar tu franqueza.

El salmorejo, la idea del salmorejo, no está mal en el fondo, al revés, puede ser incluso una bebida ligera y absolutamente deliciosa. Vamos a ver la manera de hacer un salmorejo con un poco de sentido común, grato al paladar y suave en el estómago.

Salmorejo

ingredientes:

  • Tomates maduros
  • un diente de ajo
  • vinagre
  • aceite de oliva
  • sal

elaboración:

Un solo diente de ajo en la batidora, cien centímetros cúbicos de aceite de oliva virgen extra, sal y vinagre a gusto de cada cual. Añadimos cuatro tomates grandes y bien maduros, sin piel ni pepitas. Le damos caña a la batidora eléctrica y se acabó.

Ni pan ni pon. ¿Vosotros tenéis que ir al campo a segar? No, pues entonces no os hace falta ese complemento alimentario. Otra cosa, procurad comprar tomates de calidad, que ahora se encuentran con facilidad en el mercado de abastos o en tu tienda de confianza. El salmorejo de la fotografía está hecho con tomates Muchamiel, cultivados en las laderas del cabezo, junto a la Fuente Vieja, sin emplear ningún tipo de pesticidas ni herbicidas ni elementos tóxicos de tipo alguno. Solo estiércol y agua. Natural, o como se dice ahora, ecológico. 

miércoles, 21 de julio de 2021

Continuamos con recetas muy facilonas pero sabrosas

Fácil, rica y resultona. Los veganos pueden sustituir el queso fresco de cabra por una de esas cosas que comen que se parecen a las de verdad

Ensalada de calabacín

ingredientes:

  • calabacín
  • queso fresco de cabra
  • frutos secos (mejor mixturados)
  • pasas
  • limón

elaboración:

Más fácil imposible. Con el pelador de verduras sacamos tiras del calabacín, las enrollamos un poco y las vamos poniendo en la fuente. Por encima queso fresco de cabra desmenuzado, que queda más mono. Terminamos con frutos secos, los que queráis, yo he utilizado una mezcla que incluye kikos. Unas cuantas pasas y el zumo de limón exprimido por encima. Se acabó.
 

domingo, 18 de julio de 2021

Otra facilona y algo british


 Otra de casquería más al gusto del señor Bloom. Muy simple, prácticamente se hace ella solita

Riñones a la mostaza

ingredientes:

  • cebolla
  • riñones
  • vinagre
  • vino blanco
  • mostaza
  • culantro (o perejil)
  • pimienta
  • sal

elaboración:

En primer lugar vamos a limpiar los riñones. Se procura quitar todo lo posible y más o menos, que tampoco hay que exagerar, el blanco que tienen en el centro. Se enjuagan y se ponen en un cacharro con agua y un chorrito de vinagre. Nos olvidamos de los riñones. Nos acordamos otra vez y volvemos a hacer lo mismo, los enjuagamos y los dejamos en un bol cubiertos de agua y un chorrito de vinagre. Tres o cuatro horas después estarán ya lo suficientemente limpios.

Refrito de cebolla y cuando empieza a ponerse transparente, los riñones para dentro. Dar vueltas, sal pimienta y otra vuelta. Añadimos un vaso de vino blanco y esperamos a que se evapore casi totalmente. Cubrimos de agua y a esperar ahora a que estén terminados de hacer, lo cual será en cosa de quince minutos, no más. Apagamos el fuego y añadimos una cucharada de mostaza, removemos bien y ponemos perejil o culantro por encima. Ea, a la mesa. Se acabó.

sábado, 17 de julio de 2021

Otra delicia simple como ella sola


 Igual conocéis el tocino de la papá embuchado. Yo hasta ahora no. Ahora sí porque me regaló el otro día uno Juan el del Zancolí, que me contó que los hacían en Cortegana. Se trata de embuchar el tocino de la papá tal como si fuera un lomo, con el mismo aliño. Son ideales para hacer distraídos, ya sabéis, tomate con tocino de la papá. Se me ocurrió meterlos en el horno haciendo una incisión en tomates de rama que me regaló el otro día el maestro Eugenio Pintado, del huerto que gestiona con Manuel en las laderas del cabezo del Conquero, junto a la Fuente Vieja. De modo que ya sabéis qué hacer. 

Distraídos al horno

ingredientes:

  • tomate
  • tocino de la papá embuchado

elaboración:

Pues eso, se hace una raja en el tomatito y se le mete tocino de la papá embuchado, sin miedo. Al horno y lo sacáis cuando tenga el punto que os apetezca. Tal como aparecen en la imagen están de buten, pero cada cual es cada cual.